Mindfulness y técnicas de relajación

Núria Goal

El mindfulness es un entrenamiento mental con evidencias científicas. Consiste en focalizar la atención en el momento presente para conseguir una atención plena, centrándonos en lo que está sucediendo aquí y ahora, aceptándolo, sin intentarlo cambiar ni juzgar y sin reparar en el ruido y las distracciones. ¿Te fijas alguna vez en la textura, el tamaño o el color de un alimento antes de introducirlo en tu boca y disfrutas de su sabor con detenimiento antes de ingerirlo? ¿Percibes intensamente las sensaciones que despiertan las gotas de agua sobre tu piel cuando te duchas? ¿Eres capaz de asombrarte con todo aquello que te rodea durante un paseo? ¿Sabes cuántas imágenes, sonidos y olores te pierdes porque no son detectados por tu conciencia? Son maneras muy sencillas de ejercitar la atención consciente.

El mindfulness nos ayuda a estar presentes y a reducir el estrés. Pero también nos permite aliviar los síntomas de trastornos psicológicos como la depresión y la ansiedad. Si sientes presión, angustia o eres incapaz de desconectar el piloto automático, refúgiate en tu respiración y deja que tus pensamientos simplemente pasen y queden en un segundo plano. De esta manera podrás aceptar tus emociones tal como son, sin tratar de controlarlas, y lograrás afrontar mejor las situaciones difíciles del día a día.

El objetivo del mindfulness es alcanzar un profundo estado de conciencia para mejorar la salud física y psicológica, lograr una mayor atención y concentración en tus acciones diarias y enriquecer las relaciones interpersonales cultivando la empatía, la ecuanimidad y la generosidad. Para ello, durante las sesiones utilizamos técnicas como la meditación, la respiración consciente y la exploración corporal.