Terapia corporal

Núria Goal

A partir de una combinación de distintas técnicas conseguimos aliviar tensiones, dolores y molestias tanto físicas como emocionales. Si sufres un desequilibrio físico o mental constante, las técnicas manuales son una herramienta excepcional para ayudar al organismo a restablecer su funcionamiento y alcanzar bienestar y relajación. 

Te propongo estas terapias que tienen unas indicaciones concretas que las convierten en las más apropiadas para cada persona y dolencia.

Tratamiento relajante muscular

Esta técnica trabaja principalmente el tejido blando a nivel muscular y articular de diferentes zonas del cuerpo con el propósito de mejorar la salud, obtener relajación y/o liberar tensión física. Su objetivo es proporcionar beneficios específicos y aumentar el bienestar en general. Sus efectos se manifiestan en todo el organismo: circulación sanguínea y de la linfa, sistema nervioso, tejido muscular, sangre, piel, tejido adiposo, huesos, metabolismo, órganos y también a nivel psicológico. 

Ejerciendo una presión puntual o sobre un área, con las manos o los brazos, conseguimos trabajar tanto a nivel cutáneo como articular y muscular. También utilizo otras técnicas como la moxa (método tradicional chino que aplica calor en diferentes puntos del cuerpo), herramientas multiréflex, reflexología y aromaterapia. 

Psicomasaje

Nuestro cuerpo es la expresión de nuestra conciencia. A cada órgano y parte de nuestro organismo le corresponde una determinada zona psíquica, una emoción y una problemática determinadas. Por tanto, si prestas atención a tu cuerpo, podrás entender el significado de tus tensiones y la causa de tus dolores corporales y tus bloqueos energéticos.

El psicomasaje es un tipo de masaje sensitivo, relajante y terapéutico, que incluye técnicas de bioenergética, cuyo principal objetivo es la sanación integral del cuerpo y que el paciente consiga una mayor concienciación física, mental y espiritual.

Este masaje terapéutico integral restablece la fluidez de la energía vital.

La psicoterapia basada en el cuerpo contribuye a facilitar un estado de paz y calma, necesarias para poder escucharnos, entendernos, llevar la atención a nosotros mismos y cuidarnos.